En el hall o una suite de hotel, en casas rurales, balnearios y spas, restaurantes, bares y terrazas, los clientes agradecerán poder disfrutar del fuego en su ambiente.