20 PREGUNTAS MAS FRECUENTES


1) ¿Estas chimeneas calientan? Evidentemente, las chimeneas de bioetanol no son únicamente decorativas, también son un complemento excelente para su calefacción. El bioetanol, al quemar desprende un alto poder calorífico, que se proyecta mucho más por convección que por radiación, y lo que es más importante, el 100% de las calorías emitidas permanecen dentro de la sala en donde esté en funcionamiento, puesto que el hecho de no tener chimenea provoca que no haya ningún tipo de escape energético. Por lo tanto una chimenea bio en funcionamiento puede suponer un ahorro en calefacción.

2) ¿Desprenden olores? La combustión de un bioetanol de calidad, o sea bioetanol desnaturalizado a 96º, normalmente no desprende ningún tipo de olor, aunque se debe matizar que si la calidad del bioetanol utilizado no es la correcta, se notará un poco de olor a alcohol, pero que en ningún caso supondrá una excesiva molestia ni va a suponer ningún tipo de riesgo de toxicidad. En cualquier caso y en el momento del apagado siempre va a desprender algo de olor debido a que lo que realmente arde es el vapor del etanol y si apagamos la llama, el etanol caliente seguirá evaporándose sin quemar hasta que disminuya un poco la temperatura del depósito-quemador.

3) ¿Bioetanol, etanol o bioalcohol? Se trata siempre del mismo producto, aunque en centro Europa se utiliza la denominación bioetanol y etanol, y la denominación bioalcohol no suele utilizarse.

4) ¿Dónde puedo comprar el bioetanol? Por tratarse de un producto relativamente novedoso, y por el momento poco implantado, no estamos hablando de un producto que esté presente en el mercado de forma masiva. Al margen de algunas cadenas de distribución puntuales, el bioetanol suele adquirirse por internet, con lo que Ud. lo recibe en su domicilio sin necesidad de desplazarse y a menudo a un precio más asequible del que pueda ofrecer un comercio convencional.

5) ¿Dónde puedo instalar una chimenea bio? Pues donde lo prefiera, al no requerir de ningún tipo de instalación especial, no necesita ni tan siquiera de un enchufe, se puede colocar en cualquier lugar, en el salón, en una habitación, en la cocina, en el baño, en espacios polivalentes, en el exterior, etc.
También puede cumplir con una función decorativa y relajante en lugares públicos, ambientando restaurantes, despachos, hoteles, residencias, salas de espera, terrazas de bares, ambientes chill-out, etc.

IMPORTANTE: Debe evitar situar su chimenea cerca de elementos inflamables, sobre todo de cortinas que puediesen verse afectadas por corrientes de aire.

6) ¿Qué capacidad tiene un quemador? El quemador que es el recipiente donde se coloca el bioetanol puede tener diferentes capacidades. Dependiendo del modelo, normalmente las capacidades van desde 0,5 L hasta 5 L, aunque para una chimenea bio de interior y para obtener una duración de la combustión razonable, resulta aconsejable que el depósito del quemador tenga una capacidad mínima de 1,5 L. Con esta capacidad y con una intensidad de llama mediana podríamos alcanzar en la mayoría de los modelos de quemadores una duración de la combustión de entre 4 y 5 horas.

7) ¿Cuánto tiempo dura la combustión? Pues depende de tres factores, el primero es la capacidad del depósito, el segundo va en función de la intensidad de la llama y el tercero depende de las dimensiones del agujero de salida de la llama. Los consumos para los quemadores domésticos van normalmente desde los 0,20 L/hora hasta los 0,60 L/hora. Estos niveles de consumo, nos permiten apuntar que un quemador con capacidad mediana y quemando con una llama de intensidad también mediana, podría estar encendido por un periodo de tiempo de entre 4 y 8 horas.

8) ¿Se puede regular la llama? La intensidad de la llama y en consecuencia su poder calorífico y la duración del tiempo de combustión se puede regular mediante una regleta metálica que permite abrir o cerrar manualmente la salida del quemador a voluntad, o bien en los modelos mas evolucionados, mediante un regulador de llama electrónico.

9) ¿Estas chimeneas son fáciles de instalar? Estos aparatos son como un mueble. Si el modelo escogido se de pared, pues deberá colgarse como si fuese un cuadro, y si no es de pared no hace falta hacer absolutamente nada, únicamente desembalarlo, situarlo en el lugar escogido y empezar a disfrutarlo inmediatamente.

10) ¿Se puede apagar la llama antes de que se agote el bioetanol? Sí, la misma regleta o el automatismo en su caso, que permite controlar la intensidad de la llama, permite cerrar totalmente la apertura del quemador y en consecuencia apagar la llama aunque no se haya consumido todo el bioetanol. El etanol no consumido, quedará en el interior del depósito-quemador durante un período de tiempo razonable que lo podríamos situar a titulo orientativo entorno a los dos meses.

11) ¿Qué tipo de emisiones desprende la combustión del bioetanol? El equivalente aproximadamente al que pueden emitir dos velas encendidas. La cantidad de vapor de agua que emite sería menor de la que pueda emitir un humidificador doméstico, y equivalente a la respiración de una persona. Otro aspecto importante es que a diferencia de otros tipos de combustibles obtenidos del petróleo, las emisiones de Dióxido de Azufre son inexistentes.

12) ¿Puedo instalar una chimenea bio en una construcción de madera? Pues si, es más y por varias razones técnicas, aunque sólo citaremos dos razones importantes, la chimenea bio es el medio más seguro y recomendable para ser instalado en uno entorno de madera. Aunque en escasa cantidad desprende vapor de agua, por lo tanto de alguna manera contribuye a mantener el equilibrio higroscópico de la madera en el interior de la construcción, equilibrio que se altera en presencia de cualquier foco de calor. No castiga la estructura molecular de la madera, dado que el poder calorífico que desprende la combustión del bioetanol es menor que el que desprende cualquier tipo de leña, y si a este factor le añadimos que las propiedades de las chimeneas bio provocan que este foco calorífico sea menos concentrado al actuar por convección que por radiación, pues prácticamente desaparecen las tensiones provocadas por las diferencias de temperatura entre la capa superficial de la madera y su parte interna, lo que supone más estabilidad dimensional, factor muy importante en una construcción de madera.

13) ¿Son seguras las chimeneas de bioetanol? Tenemos que tener presente que cualquier elemento con una llama siempre comporta un cierto riesgo. En el caso concreto de las chimeneas bio, el riesgo es mínimo y sobre todo muy inferior al de una chimenea tradicional, puesto que por ejemplo no se producen chispas que puedan saltar, no pueden rodar troncos encendidos que provoquen peligro de incendio o de intoxicación para les personas. Si el uso y la situación del quemador son los correctos, el riesgo de accidente es prácticamente nulo. A pesar de todo, los modelos mas evolucionados disponen de elementos de seguridad tales cómo apagado automático en caso de emergencia, sistemas antiderrame del depósito de bioetanol, detectores de CO/CO2, etc. que prácticamente anulan cualquier posibilidad de accidente. El único factor real de riesgo lo encontramos en el momento del rellenado del quemador, hay que controlar que el etanol no se haya derramado por el exterior del quemador antes de acercarle una llama para su encendido. Si se ha producido este derrame hay que secarlo siempre antes de proceder al encendido.

14) ¿El bioetanol es peligroso? El bioetanol es un producto altamente inflamable, no deja de ser alcohol desnaturalizado no apto para el consumo humano, y por lo tanto puede ser peligroso si no se respetan las normas de almacenamiento y de utilización básicas para este tipo de combustibles líquidos.

15) ¿Estas chimeneas son transportables? Pues sí, estas chimeneas son perfectamente transportables igual que cualquier mueble. Este factor permite sobre todo a las personas que viven en régimen de alquiler, el poder disfrutar de una chimenea, y de poder trasladarla sin problemas en caso de mudanza. Su peso, sus dimensiones y la carencia de exigencias para su instalación hacen que su traslado no suponga ningún tipo de problema. Es más, incluso depende de qué modelos, se pueden trasladar dentro de una misma vivienda en función de donde se quieran tener en un momento determinado. Una pequeña plataforma con ruedas pequeñas permite su desplazamiento de una forma cómoda y práctica.

16) ¿El montaje es difícil? Las chimeneas bio se entregan ya montadas. Una vez recibida y si se trata de un modelo que no sea de pared, puede estar en pleno funcionamiento a los pocos minutos de haberla recibido.

17) ¿El calor que desprende puede afectar al entorno cercano? El calor que desprende una chimenea bio varía en función del modelo escogido y de la intensidad de la llama. Si buscamos la equivalencia con un radiador eléctrico en vatios, estaríamos hablando de una potencia calorífica máxima de entre 2.500 y 5.500 vatios. Esta potencia proyectada por convección, aún siendo considerable no es suficiente como para poder afectar negativamente la estabilidad de los elementos cercanos (paredes, mobiliario, etc.).

18) ¿Debo disponer de algún tipo de ventilación complementaria? Pues en principio no es necesaria, ninguno de los parámetros relacionados con el funcionamiento de una chimenea bio exige ningún tipo de presencia de ventilación complementaria, puesto que ni contamina, ni es tóxica, ni precisa de ningún tipo de tiraje. De todas maneras, si la estancia en donde está situada la chimenea es pequeña y mantenemos encendida la chimenea durante varias horas, si resulta recomendable renovar un poco el aire de la habitación en cuestión.

19) ¿Puedo colgar una chimenea bio en una pared de pladur? La única norma a respetar para poder colgar una chimenea bio en una pared de pladur la marca el fabricante de los paneles, y hace referencia al peso máximo por cada punto de anclaje que puede aguantar el panel y que normalmente es de hasta 30 kg, con un taco adecuado, y una distancia entre puntos de anclaje de mínimo 40 cm. Por lo tanto, el peso del modelo escogido no tendría que pasar el resultado de multiplicar el número de anclajes (normalmente dos) por 30, y es evidente que muy pocos modelos domésticos de pared están por encima de los 60 kg de peso. El peso normal para las chimeneas de pared de una cierta calidad suele estar entre los 12 y los 40 Kg.

20) ¿Disponen de algún tipo de certificado de calidad? Los quemadores de las chimeneas bio deberían haber superado toda una serie de inspecciones y controles en sus países de origen. Lamentablemente la legislación en los países de la UE referida a este tipo de quemadores y por extensión de las chimeneas es casi inexistente, tan solo Alemania y Francia disponen de una reglamentación concreta, y en el caso de Francia, que es bastante más restrictiva que la Alemana, aún no ha entrado en vigor, existiendo por el momento únicamente un registro industrial que en ningún caso supone una homologación vinculada a una normativa explícita, en consecuencia y por el momento, es el fabricante con su buen hacer, quien aplica los criterios de diseño y calidad que entiende óptimos para sus productos.
Dicho esto, comentar que una chimenea bio es algo más que un cajón metálico con un bote para poner combustible.

Una chimenea bio, es un aparato que debe incorporar toda una serie de medidas de seguridad y de garantías de fabricación puesto que en él convergen tres factores que deben ser controlados para evitar posibles disgustos y que son una temperatura razonablemente alta, un combustible volátil y altamente inflamable y la presencia de una llama. Estos tres elementos deben ser tratados con seriedad, y esto requiere de tecnología, investigación, medios, experiencia y de un proceso de fabricación meticuloso en el que se utilicen materiales de la mejor calidad.

Por lo tanto, tres elementos a tener en cuenta. El primero sería el de desconfiar de los aparatos con un precio excesivamente bajo porque lo más probable es que se haya obtenido un precio bajo a base de emplear materiales de mala calidad o incluso inadecuados para las características requeridas por una chimenea. El segundo sería el no darle demasiada importancia a quienes publiciten estar en posesión de algún tipo de homologación oficial porque simplemente no existe al menos por el momento, lo único que realmente existe son certificados de calidad expedidos por Empresas de Certificación y obtenidas voluntariamente por los fabricantes pero sin efectos de homologación. El tercero sería el de no fijarse sólo en el diseño y prestar atención a la ficha técnica del producto ya que esta observación junto con el precio, le puede indicar el nivel de calidad de la opción que está consultando y quizás lo más importante, la dimensión del quemador que realmente precisa en función de su posible ubicación. Debe tener también en cuenta que los productos de gama alta y al margen de que suelen estar fabricados a conciencia y con materiales de máxima calidad, su precio incluye un valor importante atribuible al status de la marca en sí, al prestigio del diseñador y a lo que se le atribuye de exclusividad.